La prueba indiciaria en el delito de blanqueo de capitales.

Elpidio José Silva PachecoAutor: Elpidio José Silva Pacheco

La impronta del pensamiento racionalista ilustrado generó una eminente confianza en el programa cognitivo de la razón, determinando la abolición del sistema de pruebas legales y tasadas, que imponía al juez un juicio de condena, aunque estuviese convencido de la inocencia del acusado. El espíritu de la Ilustración favoreció ostensiblemente, por tanto,  la referencia a un nuevo paradigma: La libre convicción del Juez. La Revolución francesa extinguió, así, de forma irreversible, el llamado sistema de las pruebas legales, mediante la Ley 16-29 septiembre 1.791 (Tit. VI. Art. 24), cuya enfática referencia a la “intime conviction” como medida de valoración del aparato probatorio se trasladó, ulteriormente, al artículo 342 del Código Francés de Instrucción Criminal de 1808.

Este principio de libre convencimiento del Juez, entendido desde una perspectiva racionalista, debe enmarcarse como optimizador, no sólo de la confianza en el poder judicial (entendido como poder asentado en el nuevo Estado revolucionario), sino asimismo como implementador de la legislación general dimanante de dicho Estado, en términos tales que los instrumentos probatorios para la subsunción de la conductas en los presupuestos de hecho de las Normas no estuviesen tasados, sino todo lo contrario; es decir, la confianza en el poder judicial implicaba un eminente mecanismo propulsor de la aplicación de las Leyes generales, mediante mecanismos probatorios que podrían sustentarse en gran medida cognitivamente, en la mente del Juez a juego con el espíritu del legislador.  Con ello, el tratamiento y enmarque de la prueba indiciaria, tributaria de conjeturas, silogismos y razonamientos en torno a hechos o evidencias, no habría ya de ser residual, sino que se establecen las bases para que su preeminencia alcance prácticamente el mismo rango de la denominada prueba directa.

Tradicionalmente desde Bentham se ha venido diferenciando entre prueba directa y prueba indirecta.

En el caso de la prueba directa, el hecho que se pretende acreditar surgiría directa y espontáneamente de la práctica de la prueba, sin apenas mediación alguna ni necesidad de razonamientos interpuestos, siendo, por sí sola, capaz de sustentar la convicción judicial sobre el acaecimiento o no del hecho de que se trate.

En el caso de la prueba indirecta, circunstancial o indiciaria tal hecho no surge directamente de la práctica probatoria; pues, se precisa además del razonamiento inferencial.

Pero, el valor probatorio de la prueba depende, esencialmente, de su calidad epistemológica o cognitiva; es decir, de su grado de certeza, que puede ser mayor o menor, al margen de que nos hallemos ante una prueba directa o indiciaria.

Además, epistemológica y cognitivamente la prueba directa también se basa, como la indiciaria, en razonamientos inductivos, proyectados, por tanto, a un soporte más o menos probabilístico.

Seguir leyendo La prueba indiciaria en el delito de blanqueo de capitales.

Anuncios

El blanqueo imprudente

Elpidio José Silva Pacheco

Autor : Elpidio José Silva Pacheco

La acción típica en el blanqueo imprudente. La entraña de la tipificación penal del blanqueo de capitales es impedir que, frente a bienes procedentes del delito, se camufle o simule tal origen criminal.Nuestro Código Penal tipifica el blanqueo doloso en su artículo 301, apartados primero y segundo; y el blanqueo imprudente en su apartado tercero: “Si los hechos se realizasen por imprudencia grave, la pena será de prisión de seis meses a dos años y multa de tanto al triplo”.

Frente a lo que sucede con las formas dolosas de comisión del delito de blanqueo, en el caso de las modalidades imprudentes no se describe legalmente la conducta punible. El gran inconveniente de esta técnica de tipificación es que no se determina con la suficiente certidumbre el ámbito objetivo de la acción típica. Se impone, así, integrar interpretativamente tal carácter abierto del tipo en el blanqueo imprudente.

“La entraña de la tipificación penal del blanqueo de capitales es impedir que, frente a bienes procedentes del delito, se camufle o simule tal origen criminal”

El expresado artículo 301 contempla, en sus apartados primero y segundo, cinco comportamientos diferentes como constitutivos de blanqueo de capitales doloso:

1) Adquisición, conversión o transmisión de bienes, sabiendo que tienen origen en una actividad delictiva.
2) Posesión o utilización de bienes, sabiendo que tienen su origen en una actividad delictiva.
3) Realización de cualquier acto para ocultar el origen ilícito de bienes.
4) Realización de cualquier acto para ayudar a quien haya participado en la infracción a eludir las consecuencias jurídicas de sus actos.
5) Realización de cualquier acto para ocultar o encubrir, respecto de  bienes de origen criminal, su verdadera naturaleza, origen, ubicación, destino, movimiento, derechos reales o propiedad sobre los mismos. Seguir leyendo El blanqueo imprudente